Cómo mantener el agua de la piscina limpia todo el año

cómo mantener el agua de la piscina limpia

Saber cómo mantener el agua de la piscina limpia no es sólo cosa del verano: es un trabajo de todo el año. Tanto si tienes una piscina privada como si eres el encargado de mantenerla en una comunidad, tú eres el responsable de que el agua se mantenga cristalina, algo que puede ser muy complicado si no tienes experiencia.

Para conseguirlo, tienes que estar al tanto de todo: retirar regularmente las hojas y los residuos con una red, limpiar las paredes para impedir que crezcan las algas y asegurarte de que todo funciona bien en tu depuradora, por ejemplo, la bomba y el filtro.

Y es que, aunque cambien las estaciones, el cuidado de la piscina no debería hacerlo. Si estás pendiente de este aspecto, la piscina estará lista para el baño cualquier día del año, pero si no vives en una zona que no lo permita, al menos te ahorras tener que volver a llenarla llegado el buen tiempo. Repasemos ahora lo esencial para mantener limpia el agua de tu piscina en todo momento.

Programa limpiezas regulares

El cuidado de la piscina debería ser una tarea constante para mantenerla limpia de suciedad y hojas. Este cuidado regular es clave para tener el agua a punto durante todo el año. Empieza utilizando una sacadera para deshacerte de las hojas y otras cosas que flotan en la piscina. Esto impide que se descompongan en el agua, algo que acabaría trayendo el crecimiento de algas y por consiguiente mucha más suciedad.

Después, utiliza un aspirador de piscinas para limpiar la suciedad del fondo y de las paredes. Esto es muy importante para saber cómo mantener el agua de la piscina limpia y con buen aspecto. Repasa también las paredes, las escaleras de mano o los escalones para eliminar las algas o la suciedad que se adhiera a ellos y conseguir una limpieza completa. Puede ser un aspirador manual o puedes recurrir a los modernos robots de piscina.

Equilibra la química del agua

Una vez limpia la piscina, el siguiente paso es asegurarte de que el agua tiene la mezcla adecuada de productos químicos, algo clave para que puedas bañarte sin miedo. Esto es lo que tienes que hacer para conseguir el equilibrio adecuado:

  • Comprueba la acidez del agua: Debes comprobar que el nivel de pH del agua esté entre 7,2 y 7,8. Esto ayuda a evitar que los bañistas sientan picores y evita que el equipo de la piscina se desgaste.
  • Vigila el cloro: El cloro detiene los gérmenes e impide que crezcan las algas. Trata de que esté en el nivel adecuado para que no haya problemas.
  • Mira los niveles de calcio: Si hay demasiado calcio, puede dejar depósitos, pero si no hay suficiente puede dañar tu piscina.
  • Controla la alcalinidad: El nivel adecuado de alcalinidad ayuda a mantener estable el nivel de pH, lo que significa menos posibilidades de oscilaciones bruscas.
  • Controla los fosfatos: Debes mantener los fosfatos por debajo de 1000 partes por millón para evitar problemas de algas.

En nuestro catálogo encontrarás el tratamiento de agua para piscinas con quimicabotin.com adecuado, ya que contamos con todos los productos que hacen de tu piscina un espacio seguro para el baño. Solo tienes que contactar con nosotros y te ayudaremos.

Gestiona la filtración y la circulación

A la hora de saber cómo mantener el agua de la piscina limpia tenemos que conocer el funcionamiento de un elemento básico: la depuradora. Esta mantiene el agua en movimiento y ayuda a esparcir los productos químicos de la piscina. Dependiendo del uso y de la época del año habrá que ponerla más o menos tiempo, también dependerá del clima y del uso que se le dé a la piscina, no es lo mismo una privada para ti solo que una comunitaria, por lo tanto, en verano tendrá que estar en funcionamiento mucho más tiempo que en invierno.  

El filtro de la depuradora es clave para que el agua de la piscina esté lista todo el año. Este es el principal agente para atrapar la suciedad, así que límpialo con regularidad y asegúrate de que es lo bastante grande para tu piscina. 

Al tener la depuradora en funcionamiento los restos de suciedad más grandes (ramas u hojas) quedan atrapadas en los skimmers, recuerda vaciarlos y limpiarlos para que estos sigan haciendo bien su función.

Ocúpate de las algas y los contaminantes

Uno de los mayores problemas en las piscinas que no se usan con regularidad son los elementos orgánicos. Por ejemplo, las algas pueden crecer rápidamente si el agua no está bien equilibrada. Cosas como las hojas, la suciedad o incluso los productos que lleven los bañistas en el cuerpo también pueden ensuciar el agua.

Aquí te damos más claves de cómo mantener el agua de la piscina limpia:

  • Comprueba el equilibrio del agua: Analiza el agua a menudo para asegurarte de que los niveles de pH, alcalinidad y desinfectante son correctos. Esto detiene las algas y mantiene el agua segura.
  • Tratamiento de choque: Cuando no se ha llevado el mantenimiento adecuado puede ser necesario un tratamiento de choque para matar los gérmenes y eliminar la materia orgánica.
  • Aspira: Limpia el fondo y los laterales de la piscina para eliminar todos los elementos orgánicos.
  • Utiliza alguicidas: Los alguicidas ayudan a prevenir las algas antes de que empiecen a crecer.

Si te mantienes al tanto de estas tareas, será menos probable que las algas y la suciedad ensucien tu piscina.

¿Tengo que realizar el mantenimiento de mi piscina durante todo el año?

Ahora que sabes cómo mantener el agua de la piscina limpia no puedes dejar pasar este aspecto, ya que te permitirá disfrutar de tu piscina en cuando te apetezca, sin esperas. Pero hay mucho más.

Cuidar bien tu piscina merece la pena. ¿Sabías que las piscinas que se mantienen en buen estado pueden consumir la mitad de energía que las que no lo están? Esto te ahorra dinero y es mejor para el medio ambiente.

Asegúrate de limpiar con regularidad, mantener equilibrados los productos químicos de la piscina y utilizar el sistema de filtrado con prudencia. Además, en invierno, si vives en una zona con heladas, pon boyas en la piscina que eviten la congelación del agua, ya que puede dañar el vaso. Haciendo estas cosas, ahorrarás agua y mantendrás tu piscina con un aspecto estupendo y ayudarás a hacer del mundo un lugar más verde.